¿Cómo lograr tener buenos hábitos alimenticios?

Cualquier momento es bueno para comenzar a cambiar nuestros hábitos de vida con el fin de mejorar nuestra salud física y mental. Lo importante es tomar la decisión e irlos incorporando paulatinamente.

La alimentación es uno de los temas en los que más tendemos a adoptar malos hábitos. Las actividades cotidianas nos atrapan y abandonamos la atención necesaria no sólo a lo que comemos; sino a todos los aspectos que hacen que tengamos una buena nutrición.

Lo que comemos, cómo lo comemos, cuando lo comemos y cuánto comemos hacen parte de los hábitos que vamos adquiriendo en el transcurso de la vida y en muchos casos se van convirtiendo en costumbres erróneas que finalmente repercuten en nuestra salud y calidad de vida.

Para hacer cambios en nuestros hábitos alimenticios podemos poner en práctica estas orientaciones poco a poco hasta lograr convertirlas en una forma habitual de alimentarnos:

  1. Definir las horas de comer. Trazarse una rutina diaria en la alimentación e intentar cumplirla es un primer cambio importante porque evitará que te saltes las comidas. La mejor hora para desayunar es entre las 7:00 y las 9:00 de la mañana. El almuerzo entre las 12:00 del mediodía y las 2:00 de la tarde. Y la cena es mejor realizarla entre las 6:00 y las 8:00 de la noche.
  2. Establecer qué tipo de comidas consumirás en cada uno de los turnos. Es importante tomar en cuenta que se debe incorporar todos los alimentos de manera balanceada para que obtengamos la ingesta diaria necesaria de nutriente en nuestro organismo.
  3. Realizar meriendas a media mañana y a media tarde evitará que tus comidas sean abundantes. Pero es importante tener en cuenta que las meriendas no deben ser altas en azúcares y grasas.
  4. Procura que los alimentos que consumas sean frescos, no procesados o refinados y al cocinarlos es preferible evitar las frituras.
  5. Las porciones de alimentos deben ser proporcionales y adecuadas. A medida que vamos respetando los horarios de comidas y no saltamos las comidas es más fácil lograr este objetivo.
  6. Siéntate a la mesa a comer, disfruta de los alimentos, mastícalos sin apuros. Tómate tu tiempo para alimentarte y desconéctate de las actividades pendientes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*