MUÑECAS VIEJAS O NUEVAS

MUÑECAS VIEJAS O NUEVAS

La historia de las muñecas es tan antigua como la historia humana, desde sus comienzos se construyeron imágenes en principio para ser adoradas como parte de rituales. Pero luego esas pequeñas construcciones empezaron a formar parte de la infancia. Y las muñecas comenzaron su largo camino de acompañamiento de la humanidad.

En un comienzo eran rusticas como de paja y cueros, solo de palos de madera para luego ir transformándose en las queridas muñecas de trapo, a veces de cabeza grande, a veces de largas piernas. Algunos muñecos eran como bebes y otros como niñas, algunas pequeñas otras gigantes casi tan o más altas que las niñas humanas.

Hoy es incontable la variedad que existen desde bebes recién nacidos confeccionados con materiales plásticos de última generación y dibujados en sus rostros gestos diferentes que parecen bebes reales, otros que se hacen pis o lloran, existen aquellos a los que podemos alimentar con mamadera. Pero también tenemos las peponas, las artesanales ya tradicionales confeccionadas en tela o hechas al crochet que no dejan de tener su encanto.

Sin embargo lo más llamativo en muñecas son aquellas que se han transformado en artículos coleccionables, algunas son pequeñas como la famosa Lol otras más clásicas y de mayor en el mercado como la famosísima Barbie ambas articuladas. Ambas de marca registrada de allí sus precios en el mercado que son bastantes distantes al precio de una muñeca común. Pero si tengo que remarcar la diferencia de confección entre una y otra, por un lado destacar que si bien ambas muñecas son articuladas en la más reciente aparición en el mercado la muñeca Lol sus articulaciones están a la vista en cambio en la clásica Barbie la muñeca cuenta con una cobertura externa que tapa todas las articulaciones. Otra de las cosas a destacar es el tema del cabello de estas muñecas si bien publicitan que la pequeña Lol tiene cabello “natural” cuando es humedecido o peinado deja de ser ese hermoso cabello de la muñeca en su caja. Y como dice una amiga mía, para que quiero una muñeca con un hermoso pelo largo si no puedo hacerle distintos peinados!!!. Es cierto este es un desacierto de la marca y debería rever este tema.

Así que entre unas y otras tenemos que tratar de elegir lo mejor para nuestros niños, que el muñeco que  elegimos se adapte a sus necesidades y no al revés, y para terminar quiero agradecer a mi muñeca “Alejandra” de marca Rayito de Sol bien nacional que todavía me acompaña.

Gachi Alvarez